“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

martes, 22 de julio de 2008

El libro de la risa y el olvido


Suelo borrar de mi mente aquello que no quiero recordar. No es un ejercicio de desprecio ni de indiferencia, sino de defensa. Más allá de distinguir entre lo bueno y lo malo, el hombre tiende a hacer comparaciones basándose en su propia vulnerabilidad. Y yo soy muy vulnerable. Repito caligráficamente aquello que me hace débil y lo encierro en un compartimento estanco llamado “lapsus”.

Hay quien piensa que es porque no me importa… Y sin embargo la razón es que me duele demasiado.

"La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso. La borró junto con el amor que sintió por ella. La gente grita que quiere crear un futuro mejor, pero eso no es verdad, el futuro es un vacío indiferente que no le interesa a nadie, mientras que el pasado está lleno de vida y su rostro nos excita, nos irrita, nos ofende y por eso queremos destruirlo o retocarlo. Los hombres quieren ser dueños del futuro sólo para poder cambiar el pasado. Luchan por entrar al laboratorio en el que se retocan las fotografías y se rescriben las biografías y la historia. "


Milan Kundera
El Libro de la risa y el olvido (fragmento)

(La foto es de Kaveh H. Steppenwolf)

5 comentarios:

Taitra dijo...

"Borrón y cuenta nueva"??Ojalá fuese tan fácil... A veces está bien tener ahi esos recuerdos y esas experiencias que te pueden hacer más fuerte y ayudarte con lo que vendrá, puestos a ser muy optimistas.

Amaterasu dijo...

lo que no te mata te hace más fuerte, ¿no?.. una vez que has borrado, es muy difícil que el papel vuelva a quedarse como al principio, puedes dibujar encima pero siempre quedará una marca finísima de lápiz

El éxodo dijo...

A veces los recuerdos se marcan en la piel de la sangre con la tinta indeleble de las sonrisas del pasado. Y, entonces, no es fácil borrarlo.

Kundera, tan acertado y profundo como siempre. Todo un filósofo hecho letras.

Un abrazo y gracias por tu visita y comentario.

Thiago dijo...

Que buen fragmento... y que verdad. otra cosa es que se consiga borrar el pasado.... Creo que siempre vuelve y de alguna manera nos persigue....¡Somos lo que recordamos ser!.

Bezos

Amaterasu dijo...

Como dice Kufu Panda (jejeje, Fernando, ahí va la cita): el pasado es un recuerdo, el futuro es un enigma y el presente es un regalo, por eso lo llaman "presente".

Así que aprendamos del pasado para hacer de nuestro presente un regalo con envoltorio precioso y lacitos de colores!

Éxodo: ojalá toda la tinta que se graba en nuestra sangre estuviera llena de sonrisas... Kundera, de lo mejor. Ya ví en tu blog el libro "la insoportable levedad del ser".

thiago: sí, verdad? a mí me gusta mucho la primera frase... El pasado está lleno de fantasmas. Hace poco un amigo me decía que el tiempo no lo cura todo, simplemente el dolor va evolucionando. Es como una herida en el cuerpo: ya no la sientes, solo recuerdas la cicatriz cuando la ves... pero la cicatriz nunca se va.