“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

jueves, 31 de julio de 2008

Cuando el círculo se comba


Inutilizando el tiempo, agachada en el refugio de un sueño que duerme sin mí, empecé a conocerte. Comiendo las sobras de la inercia. Inflamando los gases del recuerdo que explotan siempre que vuelves. Alisando tus arrugas, enmoquetando tu soberbia, convirtiendo los hilos de luz en fuerza devastadora. Arrastrando kilos de morfina por la casa, pasillo arriba, pasillo abajo, y aún rogándote clemencia. Esperando a que tus manos me devuelvan… mi cuerpo marchito. La esencia. Lo absurdo de lo perdido y lo esperado. Te quiero desde que supe que me harías condescendiente con tus propias heridas, cuando amé cada una de tus cicatrices y se las devolví a quien pudo hacerlas. Te quiero desde que rompí el hechizo y te convertí en aquello que no eras. Soy amante de lo único que me queda de ti. Te quiero desde antes de matar tu existencia.

Asumí que era libre representado la escena de tu vida. Resumí cada uno de los personajes en mí misma. Agoté el guión que preparé mientras te esperaba y creí que ya estaba todo elaborado una vez quedó hecho sin ti. Nunca fue fácil. Aunque nunca llegué a decir “todos los días de mi vida”… te sigo. Te beso en cada sueño. Te sueño cada vez que le beso. Sintiendo que me haces un favor… qué irónico… nunca dejamos de ser un suceso mórbido, crónico. Intenté destruirte y no pude. Apenas alcancé a dejar de tenerte… aferrándome a los puntos de encuentro y evitando diferencias desde lejos. Intenté destruirme y no pude. El por qué de las lágrimas no existe desde que se me olvidó cómo pensar en ti y no llorar.

Este lugar tiene grietas enormes y arbóreas, que todo lo atrapan. Las paredes están atestadas de vacío. Los azulejos rotos por el centro. Rotos por el centro… rotos por el centro… partidos en pedacitos, rotos en cien mitades. Retengo una ilusión reventada. Desde la primera canción supe que esto tendría varios actos. Nos hemos atado, envenenado, perdido, odiado, deseado, amado y matado mil veces. Y aún hemos hecho el amor alguna vez después de fabricar el final de la primera. Aguanta la creencia de tu propia creación, que yo soporto mi propia estupidez, almaceno lo que tú deshechas, me despisto cuando baja el telón. Río a carcajadas cuando dices basta. Estallaría de colores si volvieras, preferiría desear que no lo hicieras.

¿Dónde está mi vida? Me encerraste en el invernadero para que creciera bajo soles de tungsteno y estaciones de artificio, para que viviese mejor, pero quiero salir de él para vivir peor, aferrada a las raíces podridas ante el vendaval. No es la clave el dolor, pero nos gusta hacernos daño, bien lo sabes. Somos dependientes de lo que un día evitamos. Sigo siendo la misma aunque intentes desligarme de lo que no quieres recordar. Eso no te pertenece. Me quieres desde antes de matar mi existencia.

Nos conocemos más allá de los nombres que nos dimos al jugar a soldados de plomo y cartas de amor, y un simple gesto es la interpretación de un discurso sin dueño. El artífice de una odiosa comparación, el remedio contra algo parecido al miedo de algo tan ilógico como no querer perdernos sabiendo que tiene que pasar, que necesitamos que ocurra. Qué absurdo que me hablen del tiempo, si yo estoy aquí, el engaño de hacer a algo responsable de vivir, tan juntos en mentes diferentes. El pasado, el presente y el futuro se resumen en un círculo que vuelve al inevitable punto del comienzo.

Y el círculo se comba,

y entonces,

TÚ.

(gracias, al, por tu personal aportación)

8 comentarios:

Herodes de la Bética dijo...

No puedo más que felicitarte por tan magnífica entrada. Primera vez que entro y te visito y me encuentro con esta maravilla. Espero y deseo seguir visitándote, si no te importa.
Un saludo.

Devin Town dijo...

En muy bueno Amaterasu. Se puede palpar la angustia rodeada de belleza en cada palabra. Me ha gustado mucho. Está muy bien hilvanado. Un viejo maestro me dijo una vez que cuando escribimos tenemos toda una carpintería a nuestra disposición; la elección de los materiales y de los métodos de construcción son cosa nuestra. Yo creo que has hecho un uso excelente de tu carpintería particular. Evocar sensaciones y/o emociones es lo más difícil (según mi humilde opinión)

tertulias para perogrullos dijo...

Muy bonita, me ha gustado mucho, es una historia preciosa que rebosa sentimientos, preciosa. Saludos

Anónimo dijo...

:P

al

Thiago dijo...

Me encante este post pq es "plateado"...

Bueno, gracias por regalarnos algo tan goloso en vacaciones, eso habla de tu generosidad, jajaa, aunque tenga menos repercusión.

Un texto tan bello que duele.

Bezos

Carlos Becerra dijo...

Asu...

Quede MUERTO !!!!!

Que lindo post, esta lleno de imagenes, sentimientos, y deseos.
Es muy difícil expresar sensaciones y mantener un hilo de cordura, pues si no lo haces solo tu te entiendes, y el lector se jode.
Tu lo lograste aquí, y nos lo regaste a nosotros, por eso GRACIAS.

Te dejo un cariño.
CarlosHugoBecerra.

Taitra dijo...

Me encanta!!No puedo decir ni más ni menos...

Fernando dijo...

Quizá me equivoque, pero tengo la sensación de que no somos los primeros en leer ésto. Quien primero leyese estas líneas es muy afortunado (o afortunada)... tanto como nosotros de poder leer algo tan hermoso y con tanto...... sentimiento.