“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

jueves, 17 de julio de 2008

Dejarse llevar suena demasiado bien...

Hoy he vuelto a ver amanecer sobrevolando el cielo de Madrid en el avión camino de Barcelona… y todo ha sido perfecto durante dos minutos. Cuando cojo el puente aéreo me inunda una sensación de libertad que es incomparable a cualquier otra.

-------------------------------------------------

En estos días nublados no puedo dejar de recordar el invierno…El abrigo gris oscuro y la bufanda que al sacarla del avión olía a colonia derramada en la maleta. Pienso en tu gabardina y en tu silueta al fondo de la calle, entrando en el bar, mientras yo te espero sentada en la mesa. Vuelvo a mirar por la ventana, se mueven las hojas. El cielo tiene el mismo color y parece que vas a quedarte para siempre entre mis pensamientos a tomar té con limón. Pero probablemente cogeré el vuelo de las ocho…

Mientras tanto paseamos por Gran Vía, comemos un cartucho de castañas, me quitas las mijitas del abrigo, compramos un amuleto de la suerte y esquivamos las oleadas de gente sin perdernos con los ojos.

Te he contado durante toda la tarde qué tal me va mi nueva vida y tú me has escuchado ensimismado en cada una de las imágenes que llevo en los pasadores del pelo. Acariciando mi sonrisa con tu mirada cómplice…

Siempre negaré haber participado de ese encuentro irreal mientras sepa que no solo he puesto tierra de por medio. Olvidaste que no me gusta dejarme ayudar y dominaré mi voluntad una y otra vez para hacerla a imagen y semejanza de aquello en lo que debo esforzarme. No tengo prisa para volverme unánime conmigo misma, solo necesito saber que ésa soy yo.

- Casi no me acordaba de tu calle, volver a tu casa de Madrid ha sido lo último que esperaría en mucho tiempo…

- supongo que los whiskys con hielo nunca vienen solos, contentaste…

(Y hay que saber estar a la altura de las circunstancias contigo para no caer del pedestal que me he ganado a base de muchos más días de abrigos grises.)

Pensé que sería muy pretenciosa si dijese que en el tercer whisky empecé a entender que me estabas pidiendo que no me fuera. Así que lo dejé mentalmente en el quinto y último.

Al subir a tu casa, me parecía que no había pasado el tiempo. Pude sentir tu olor más cerca, y te ofrecí mi abrigo gris para que lo dejaras en la silla de tu cuarto. Tu olor más cerca…Y volví a revelar mi libertad…

Perdí el avión, recordé Madrid, el despertar de la ciudad y el de tus manos. Me hiciste un colacao y te fuiste a trabajar a tu nueva consulta, que por fin habías montado en una calle paralela a Avenida de América.

Mientras me tomaba el colacao sola, en tu casa, recordaba los borrones de la mente intentando hacer nítidos los grumos que mi memoria había condensado a propósito…

Negaré haber urdido los detalles de las líneas del silencio en que habitamos sin esfuerzo, y sin remordimientos.

Negaré ser yo quien se encarga de inventarse los reproches y recordárselos cada día camino del trabajo.

Negaré que por inmadurez renegué de aquello que temía.

Negaré por tres veces, y crearé la profecía para sentirme más culpable que nadie.

Cuando me pregunten diré que simplemente mordí la tela que tejiste con paciencia en un hilo blanco finísimo y caro, y anduve fabricando los repuestos, pero tal vez me llevará toda una vida… O muchos inviernos de colocaos y puentes aéreos.


3 comentarios:

funambulista2.0 dijo...

¡Ver amanecer desde el avión es una auténtica pasada! Sobre todo cuando vas de Madrid a Barcelona y antes de aterrizar ves el mar con ese color tostado y la Ciudad Condal con tantos tonos y juegos de luz, todo a tus pies... La naturaleza siempre nos da motivos para apreciar su belleza.

Carlos Becerra dijo...

ASU:

Yo voy a mi bola, lo que en ocasiones dificulta entenderme . . .así que . . .

Me encanto aquellos de: "Escribo porque es la mejor forma que tengo de expresarme, y así digo lo que mi silencio responde, si lo sabes entender. Escucho porque es la mejor forma que encuentro de aprender. Miro porque busco… y en las fotos encuentro el arte de lo cotidiano y la inmensidad de un momento. Leo porque no conozco manera mejor de crecer. Recito porque así puedo tocar lo que sueño… "

Si yo fuera un buen escritor habría dicho lo mismo de mi, escribir es tan intimo, tan interior, tan con uno mismo; allí yo solo, frente al teclado, mirando por la ventana el celeste cielo de Melilla, formo parte de alguna constelación, y desde esa distancia observo, me observo, y hablo con los locos que me tiras miles de azahares, y juego con la ilusión super sport que me lleva a tierras lejanas y extrañas.
Asu, que lindo es escribir !!!!

Cuanto mas expresiva es la palabra escrita que la oral, quizás ventajas del poder borrar. . .






. . . los abrigos grises perfumados en la casualidad de un derrame maleteral son muchas veces secretos testigos de aventuras maravillosas que signaran la vida y muchas de ellas orbitaran nuestros sueños en aterrizajes de vuelos en puente aéreo. . .





Asu, un placer gran fue leerte, desde "AMATERASU DECIDE EL SOL Y LA OSCURIDAD..." hasta "Dejarse llevar suena demasiado bien..."

Te dejo un cariño, y sabete linkeada en mi blog.

Atte.
CarlosHugoBecerra.

Anónimo dijo...

dios santo... soy yo cantando... eso explica por qué no estudio: tengo desdoblamiento de personalidad

al