“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

miércoles, 27 de agosto de 2008


Lo que le dijo Marta a Guillermo:


Recorrimos todas las calles de Madrid, cogimos tu coche, hicimos el amor, poblamos las noches de estrellas y sueños. Gritamos, corrimos, caminamos juntos, cantamos, regresamos a ser quienes éramos una vez, quienes se conocieron cuando tuvieron tiempo. Sabía que lo harías, que no dejarías de hacerme la vida bonita. Que reír es lo principal y ser feliz una obligación y no solo un derecho. Intenta escuchar la voz de tu corazón. Háblame del mundo, de la felicidad. Cuéntame un cuento. Cógeme de la mano mientras me desnudas, y mírame a los ojos. Vuela conmigo. Las cosas que mercen la pena no son fáciles...

5 comentarios:

CaminanteDeNoche dijo...

No, las cosas que merecen la pena no son nada fáciles. Es más fácil huir y llorar en este mundo plagado de tragedias y dificultades. Por eso la risa y la felicidad son bienes escasos y... en alza.

Besos

Jordi dijo...

Hola¡,hay veces que posteas de tal manera que los comentarios sólo pueden desvirtuar el post.Así que me voy a callar y no meter la pata ^^.Besos

Funambulista 2.0 dijo...

Me ha encantado este post, sobre todo porque me recuerda a situaciones que he vivido y que espero seguir viviendo. Hay que vivir intensamente la vida y disfrutar de esos momentos únicos y especiales, que cuando nos hagamos viejos nos arrepentiremos... besos

El éxodo dijo...

Guillermo, si al fin logró su miedo a volar -volar, a veces, no es fácil-, fue afortunado. Tuvo suerte, esa suerte que no depende del azar, sino de la determinación por hacer algo que merece la pena.

Besos.

Félix dijo...

Las cosas que merecen la pena no son fáciles, el amor no dura eternamente, pero qué dentro nos llegan algunos momentos.

Has hecho una lista realmente maravillosa.