“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

lunes, 13 de octubre de 2008

Mi coche y yo



El sábado por la tarde salí de mi casa dispuesta a coger mi coche, con el cual estoy iniciando una relación que espero sea duradera y fructífera, con intención de ir al Mercadona que hay en Plenilunio a comprar (porque me encanta el Mercadona). Al salir de mi casa con las llaves del coche en la mano tuve la sensación de que había cogido las llaves de casa... y no, se quedaron dentro, sin copia fuera. Así que tuve que llamar a mi casero para que viniera. Lo único malo es que el hombre podía venir a las nueve y media de la noche (eran las 5 de la tarde), así que de todas formas inicié mi marcha hacia el Mercadona.

He de decir antes de todo esto que soy principiante en esto de conducir... por si las moscas. Quería ir a un Mercadona que estuviera fuera del casco urbano, por esto de coger un ratillo el coche y tal. Al final el ratillo se convirtió en una hora y media. Sobra decir que no llegué al Mercadona... Lo justificaré todo diciendo que había un desvío por obras y la salida hacia el centro comercial desde la A-2 no se veía bien, vamos, que me pasé la salida y seguí recto por la A-2. Llegó un momento en que pensé que me iba directa a Zaragoza o algo así, porque no había un solo cartel que indicara otra cosa. Al final encontré un cartel dirección Madrid y Mejorada dle Campo, ¡bien! allá que fuí.

El único problema es que llegó un momento en que los carteles hacia Madrid desaparecieron y me ví en una carretera de curvas de un solo sentido hacia un pueblo de la sierra de Madrid con un montón de coches detrás que seguro que sabían perfectamente dónde iban (a pasar el fin de semana a su pueblo de toda la vida) menos yo., que solo quería ir al Mercadona
Así estuve un buen rato, hasta que decidí coger un desvío a Torrejón de Ardoz. (ya que, después de dar por lo menos 4 vueltas a una glorieta sin encontrar un solo cartel hacia Madrid Torrejón me pareció la opción más adecuada). No mejoró mucho la cosa porque la carretera estaba en obras. Acabé dentro del pueblo.... y me volví a Madrid por fin.

Sobra decir que no fui al Mercadona, acabé en el Día de abajo de mi casa, después de recorrerme media sierra madrileña. Lo único bueno es que el camino era bastante bonito, con un paisaje precioso que hasta disfruté, porque decidí no ponerme nerviosa... pasé por delante de un sitio llamado: Palacio del Negralejo", que luego he buscado y no es un palacio, sino un macro-restaurante de celebraciones varias, campos de golf y hotel.

A las nueve y media de la noche recuperé las llaves de mi casa. ¿Quién se viene conmigo de excursión la próxima vez?

7 comentarios:

Funambulista 2.0 dijo...

Yo me apunto! Pero avisa con tiempo para coger provisiones... jeje A mi me encantan esas cosas, salir y no saber dónde vas a terminar...

Jordi dijo...

Conducir en Madrid tiene que ser un auténtico caos , a mi ya me toca las narices traer el coche a Coruña así que en capital city ni te cuento.De todas formas te sacaste de la manga una excursión a la sierra que , personalmente , me parece mucho más atractiva que haberte ido al mercadona.

La próxima vez que cojas el coche para ir al Mercadona y te equivoques tomando dirección Coruña da un toque para ir a tomar un pulpito jajaja.Besos

danitomc dijo...

Jaja suerte la tuya que no te desesperas! Yo odio el tráfico, odio las prisas, la gente nerviosa a tu alrededor, no encontrar el camino...no me gusta conducir!

Aunque un viajecito contigo sin tener claro el destino debe ser genial jeje

Un beso

Zodi dijo...

Si me hubieras llamado!! yo he pasado unas cuantas veces por esa carretera, eso si, camino a Mejorada y no al mercadona jeje.

Y que tenga q leer esta entrada para enterarme que tienes coche!! asi no vale eh! a ver cd nos vemos.

Un bsote

El éxodo dijo...

Sí, a veces coger el coche es el inicio de una aventura imprevisible. Entre obras, indicaciones poco claras o inexistentes y la angustia del tráfico... creo que a la mayoría nos ha ocurrido algo parecido en alguna que otra ocasión. No es cuestión de ser o no novato, te lo aseguro.

Un beso.

Ps. Sólo me he mudado: http://hipogeo.blogspot.com

CaminanteDeNoche dijo...

Toda una aventura para ir a la compra, y al final...sin comprar. No me gusta nada eso del tráfico agresivo ni los centros comerciales y su masificación, en fin, no me gusta ir a comprar, aunque a veces lo haga por pura necesidad.
Las pocas veces que he ido a Madrid, una odisea...

Besos

Thiago dijo...

jaaj como te entiendo, a mi me pasó algo parecido una vez para ir al centro comercial PLAZA ese en Alcobendas, di mas vueltas que un tonto por Coslada, M-40, M-50, LA MORALEJA, yo que se...

pero bueno ,hay que toamrselo con calma y al mismo tiempo sirve para conocer sitios como muy bien dices tu.

Bzos