“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

martes, 16 de septiembre de 2008

De trapo y de papel



Septiembre llegó frágil, débil al tacto. Sin haberse ido agosto. Los vértices del sol cayeron poco a poco igual que cayó la desidia del comienzo. Sin tus ganas de otoño.

Confundiendo los restos con la parte, el fondo con la forma, el cambio con el tiempo.

Septiembre llegó con mis ojos vacíos y con tus labios llenos de palabras. Agotado de esfuerzo. Viviendo de las sobras del recuerdo. De trapo y de papel.

Rápido en reflejos y con kilos de más, aunque con sueños de menos.

Septiembre llegó para cubrir mi cabeza de estaciones.

Las llagas de los edificios apuntalados temblaban desde dentro. Pero no se quejaban. Yo los ví mascando un derribo a tiempo. Cansados. Llorando. Con las maderas cuajadas de heridas.

Septiembre llegó despacio, alargando aquello que pasaba sin darnos cuenta. Si querer ponerle un punto y final a nuestras permanentes vacaciones. Haciendo chirriar las bicicletas, despellejando pieles de costumbres seguras. Con libros nuevos. Con postales de viajes que no quieres mirar. Intuyendo las primeras decepciones. Ahorrando en entender ningún nuevo comienzo.

De trapo y de papel. Miradas que son claras antesalas de invierno.

7 comentarios:

El éxodo dijo...

Buff, me siento tan "septiembre".

Abrazos.

Thiago dijo...

Que bonito texto y que poetico. Ves? tu haces litaratura con mayúsculas...

Este no es el tipico post de "que mal estoy con el otoño y tal..." Tu le has dado una vuelta muy sensible que me ha encantado. Recibes el otoño con arte, es y no es una declaración de intenciones... Muy evocador e imaginativo, cari.

me ha encantado, bezos.

Carlos Becerra dijo...

Asu...
Preciosa... la vida no es mensual...

Quizás se podría decir que ni siquiera anual...

Nuestros sentimientos y emociones no se calculan en el calendario...

...los tiempos de nuestras ansias se suman o restan en latidos, es el corazón el gran reloj universal del espíritu...

Nadie podrá decir: "Te amare y te odiaré durante el mes de agosto", la realidad es que amaremos u odiaremos mientras nuestro corazón así lo anhele.

Asu...
Te deseo una felicidad intemporal y plena de armonía que es la esencia de la felicidad eterna.

Cariños.
CarlosHugoBecerra.

CaminanteDeNoche dijo...

Hermoso escrito, completo y diferente.

Muy hermoso, gracias por aportarnos tu visión de septiembre...que nunca deja indiferente.

Besos

El éxodo dijo...

No, no estamos muy animados. Yo perdí para siempre el hilo de Ariadna, pero tú, sólo tienes que salir de tu cueva y mirarte al espejo, mientras que, por sorpresa, colocan una piedra obstruyendo la entrada. Entonces, en el reflejo de tu luz, reconocerás tu estirpe y a tus ancestros.

Abrazos.

Jordi dijo...

Es una de las ventajas de seguir en la universidad , la segunda mitad de septiembre es cuando empiezan realmente las vacaciones más relajantes del año.

Durante el verano tienes la mosca de los exámenes detrás de la oreja y por eso yo disfruto bastante de estas fechas ,sobre todo porque aún hace buen tiempo y se pueden hacer cosas.

Espero que te lo tomes con la moral bien alta.

Por si no te lo han dicho ya , bonito texto.Besillos

juridico dijo...

Para algunas personas, el invierno es la mejor época del año.