“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

jueves, 9 de julio de 2009



He dejado de hacer el café de las cuatro,
Recogí las migajas que había sobre el mantel
Las tiré en la ventana,
Entré un poco en tu cuarto
Te has llevado contigo las sábanas de ayer

Y por más que lo intente mi boca 
Jamás se equivoca al decirte que no
Que los ojos me muerden la ropa
Y vigilan los dientes las sobras de dos

Me comí las migajas que guardé entre las manos
el café de las cuatro está desde anteayer,
me he vestido desnuda con el mantel de cuadros
las sábanas se asfixian debajo de mi piel.

2 comentarios:

JoseVi dijo...

Precioso poema :) Me fascina esa forma de encriptar las ideas XD, eres misteriosa eeeeeeeee.

Yo he soñado hoy que dormia con una chica, iba vestido del siglo XII ¿yo? No tenia sexo con ella, solo nos levantabamos por la mañana e ibamos no se donde con todos mis amigos de esgrima. Paranoyas de los mundos de JoseVi

Por cierto y en referencia a algunos comentarios que hacias de ti en tus fotos... tienes una mirada preciosa, en serio. Pareces muy serena, muy alegre y viva.

Encima poetisa, te voy a llamar WALLADA LA OMEYA ¿conoces la historia? Una poetisa en el A´-Andalus

No tires las migajas, pajaritos como yo tienen que comer XD

No cambies, besos y un fuerte abrazo.

Jordi dijo...

Hola chicuela , ¡cuánto tiempo!.Ahora que estoy de vacaciones me dejaré caer más a menudo.Espero que te vaya todo bien.Besillos