“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

viernes, 18 de marzo de 2011

Bonitas casualidades. Para Miguel.

Medio año después aquí vuelvo. Dije que me iría un tiempo y luego la cueva y yo decidiríamos qué hacer con todo lo que hemos creado, y hemos concluido que no puede caer en el olvido. Y he encontrado dos razones, que me parecen esenciales por lo que os voy a explicar:

En primer lugar, y por empezar por lo más intrascendente, el otro día se me rompió el ordenador donde tenía guardados probablemente la mayoría de las cosas que escribo. Es imposible recuperar esa información, y me di cuenta de que en la cueva conservo gran parte de esos escritos y poesías, muchas veces porque los escribo sobre la marcha, otras porque rompo lo que escribo. Así que ya, simplemente por eso, la cueva se merece una recompensa, por guardar mi alma y dejarme recuperarla de vez en cuando.

En segundo lugar, y lo más importante, ayer descubrí una señal. Mi sobrino Miguel me preguntó por mi blog, y eso no es una señal cualquiera…. No…. Esa señal merece ser tenida muy en cuenta porque Miguel, que es un chico magnífico, no solo reúne muchas de las cualidades que todo chico de su edad quisiera tener: es guapísimo y muy inteligente. Pero lo que yo quiero resaltar de él es que es una persona tremendamente especial, como la cueva. Siempre lo ha sido, desde que nació… Miguel tiene un grandísimo mundo interior, y me hizo volver a caer en la idea de que no podemos dejar que nada ni nadie nos arrebate la capacidad de pensar y de crear. Miguel escribe muy bien (hace poco me escribió una cosa preciosa), y le gusta mucho el mundo del pensamiento. Por eso, yo desde aquí le animo para que nunca deje ese mundo interior tan inmenso que tiene, igual que él ayer me recordó que yo no debo abandonar el mío.


Y por eso le dedico esta actualización, con todo el cariño de mi corazón.

Y ya solo dejaros con una frase que me mandaron hace un tiempo y que hoy, de casualidad, he vuelto a encontrar. Y, como esto va de bonitas casualidades, la comparto:

CUADERNO

Tu pelo es el cuaderno

De nuestros recuerdos….

3 comentarios:

MEG dijo...

Pues a seguir adelante con esto, porque no es bueno dejarlo pasar.

El Éxodo dijo...

Me alegro (menos por lo de tu ordenador).

Besos.

Zodi dijo...

que alegría pasarme hoy por tu blog y encontrar que has vuelto!! tienes mucho que seguir ofreciéndonos :D