“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

viernes, 18 de junio de 2010

Abrirlo fue mucho más que dejarte entrar para destrozarlo.

Abrirlo fue recordar que podía hacerlo,

Aniquilar el miedo, dejarme el odio atrás.

Abrirlo dolió mucho y fue muy sincero.

Abrirlo me concedió otra oportunidad.

 

Cerrarlo dolió más, fue poco a poco,

Chirriando con cada caricia que esperaba,

Agotado de los sueños que no llegaron

Y de las promesas que eran tan solo eso.

Ilusión.

 

Me deshice y me estrujaste.

No tenías ningún derecho….

 

¿Dónde está mi corazón?

Déjame que lo envuelva lleno de cicatrices abiertas

Y se lo entregue a quien quiera amarlo.

Dámelo ensangrentado y sin esperanza

Para que lo ponga al sol y lo limpie de decepción.

He aprendido la lección y solo quiero volver a casa.

1 comentario:

LIGEIA dijo...

Muy hermoso...en especial llama mi atención los últimos versos.

Un abrazo