“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

domingo, 5 de abril de 2009

Emociones para vivir

Hoy me he puesto a pensar en todo lo que me gustaría hacer y no tengo tiempo. Tengo un problema porque me suele gustar casi todo. Por ejemplo, ayer estuve en un curso de maquillaje para espectáculos (para el espectáculo de danza) y me encantó... Y si pudiera estudiaría Filosofía, Psicología, Clásicas, Arte,... hay tantas cosas interesantes por aprender! Como no tengo tiempo de hacer todo eso, una buena forma de aprender es leer cosas sobre todo lo que me llama la atención. A veces me compro libros de filosofía, otras veces de psicología... Y es curioso ver cómo hay cosas que tienen muchísima relación entre sí en diferentes materias. Por ejemplo, yo que me dedico al derecho, tuve que estudiar en su día los fines preventivos y de reinserción de las penas, y ahora me encuentro con capítulos enteros hablando sobre eso en un libro de Psicología, y es muy interesante, porque no solo puedes comparar los diferentes prismas desde los que ha de analizarse un delicuente o la pena a imponerle y el por qué de la misma, sino que te sirve muchísimo para complementar tu limitado conocimiento, únicamente vinculado a las aulas de derecho. No voy a entrar en un debate criminológico, podría tirarme horas hablando, porque si hay algo que me gusta de verdad de mi profesión es todo lo relacionado con la criminología, y eso sí que espero poder estudiarlo más a fondo algún día.

Os voy a dejar fragmentos del libro que ya estoy terminando de Punset, y que me ha dejado fascinada. ¡Feliz domingo de ramos!

Tomamos decisiones todos los días. Desdeluego, algunas más trascendentes que otras. Podemos acertar o equivocarnos en cada una de ellas, pero nos gusta creer que cada decisión es el producto de un análisis objetivo, frío y racional. Hemos construido un mundo que favorece la ausencia de emociones en la toma de decisiones. Desdeñamos las emociones porque las consideramos un estorbo, una especie de niebla que nos impide ver los hechos con claridad... pero la realidad es muy distinta.

Las emociones son el resultado de un conjunto de procesos fisiológicos que suceden en nuestro organismo: la felicidad, la vergüenza o la culpa son química en nuestro cerebro... ¡Simplemente son cambios moleculares!No podemos eliminar las emociones de nuestro cuerpo: forman parte de nuestra propia biología. La forma en que nuestro cerebro percibe estos cambios es lo que llamamos sentimientos o sensaciones. Son esenciales para solucionar problemas que requieren creatividad o que deben elaborar y procesar grandes cantidades de información. Y, por tanto, nos ayudan a decidir.

Las personas con lesiones en una zona específica del lóbulo frontal del cerebro son aparentemente normales, hablan perfectamente y su cociente intelectual es normal, pero toman decisiones equivocadas. En estos casos la zona del cerebro responsable de los sentimientos y las emociones está dañada, y las consecuencias son graves: pierden su trabajo, rompen sus matrimonios... Simplemente, parece que todo lo que sucede a su alrededor no ,es afecta emocionalmente. Saben que actúan mal, pero no le simporta: carecen de sentimientos de vergüenza y culpa.

Vivir es mucho máss fácil si se tienen emociones y sentimientos. Y si éstos son adecuados, aún sería más cómodo y placentero. Aprender y recordar también son tareas mucho más simples cuando van acompañadas de una emoción. Cuando existe una lesión en esta zona del cerebro, la persona no puede utilizar los recuerdos asociados a emociones y puede traicionar a un amigo sin ningún remordimiento.

Decidir sin sentir nada es quizás el sueño de un verdugo, pero para la mayoría de los mortales es una situación indeseable. Emoción y sentimiento van ligados a la especie humana y nos ayudan cada día a decidir qué queremos hacer con nosotros mismos.

3 comentarios:

JoseVi dijo...

Cuantas verdades dices guapetona aiiiiiins XD.

Te pareces a mi, que me gusta casi todo XD.

Soy diseñador por estudios y eso que me falto nada apra estudiar arquitectura ya que el diseño tecnico que iba mejor que el artistico.

Escribo tonterias y me gusta escribir. Algunos me dicen que debi ser escritor :) Por otro lado las artes marciales me encantan, esgrima, aikido, karate, haria mil cosas.

Ayer no fui a esgrima me dolia la cabeza y me enfade un poco por no ir XD.

Aaaaaaa mi primer apellido ya dije que es rosellones de perpinyan, pero mi segundo apellido es frances pero... de normandia :) De los normandos mezcla de vikingos y galos :)

Mi madre y yo tenemos la pile muy muy blanca y curiosamente en la familia de mi madre son de ojos claros todos. Me ha dicho que el abuelo de mi abuelo materno (su padre) era alto, fuerte, rubio y de ojos azules. Ya decia yo que tanto ojo claro venia de algun sitio XD.

Besos, blog nuevo de poesias y un toque normando XD

Víctor dijo...

Joe, me pasa algo parecido. No sé por dónde tirar, y no por estar perdido, sino porque hay tantas cosas que quiero hacer… Me gustaría hacerlo todo, pero el que mucho abarca poco aprieta, habrá que ponerse selectivo. A ver en qué termina la cosa, que uno ya tiene complejo de veleta.

Besos

Jordi dijo...

Te entiendo, te entiendo, yo en mi carrera también tengo bibliografía de psicología pero sobre todo de sociología...desde luego cuando entré no pensé que tocaría tantos campos.Besillos