“El cambio de escala es a veces una cuestión de supervivencia. Primero vemos la montaña y luego dibujamos una línea en el mapa. Así, línea a línea, formamos la cordillera que no podemos abarcar con los ojos y, solo a través del ejercicio de la reducción, somos capaces de trazar un camino, tal vez, también, de transitarlo. De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia.”

jueves, 6 de noviembre de 2008

Apatía

Solo iba yo con mi cara de gilipollas por aquella calle un día de noviembre. A recogerte. Qué bonito, ¿verdad? Si no hubiera sido porque te esperé más de una hora escuchando una música extraña que hoy no reconozco. Apatía, mezcla entre desencanto e indiferencia, hacia una persona o hacia el mundo en general. Apatía; hacia el perro que se estaba meando en la rueda del coche, hacia el periódico de hoy, hacia la flor que sale del balcón de tu casa… hacia las 6 y media de la tarde…Hacia ti.


No pude encender un cigarro porque te molesta el humo, no pude largarme porque sería el ser más detestable del universo, no pude pegarme un tiro porque mi apatía no llegaba a depresión… tampoco era para tanto, unas cuantas canciones más y estarías a mi lado pidiéndome que no te besara porque se te quitaba el pintalabios. Apatía; no sé si estar harto o simplemente cansado…


Por fin bajaste, entraste en el coche y cambiaste la canción… joder, no era bonita pero al menos era mía. Acabamos en el mismo sitio de siempre, apartado y frío. Y entonces… otra vez… a intentar abrazarte, ya solo la palabra intentar conlleva un cierto rechazo, un esfuerzo innecesario que mi apatía no me dejaba hacer. Sorprendentemente, me abrazaste tú, con miedo. Solo en aquel momento comprendiste…


Que son muy duros los ojos de quien no quiere buscarte… La desgana que se percibe en las manos que no alcanzan a darte nada ya…


Solo en aquel momento fuiste tú la vencida, y empezaste a darte cuenta de las horas que habían pasado, resignándose a vernos crecer y perder. Y conociste mi apatía, aquella que hiciste tuya tantas veces, con la que perdimos tanto el tiempo.


Hoy te miro con la tranquilidad de quien se siente libre… de tu apatía y de la mía.

Pero intuyo la apatía que da la calma.


A quién eres capaz de respirar cuando sientes que solo queda un café lleno de frío y pocas palabras...


¡A la mierda con tus frases!... No te engañes, las desidias nunca fueron los esfuerzos.

10 comentarios:

Funambulista 2.0 dijo...

Hay personas especiales, mágicas, hacia la que es imposible sentir esa apatía que describes, esa indiferencia o impasibilidad. Mucho me temo que tú eres una de ellas... besos!

Amaterasu dijo...

Muchísimas gracias,funambulista, pero precisamente esto lo escribí hace tiempo ya (años) describiendo una situación real, croe que real, a mi modo de ver, en la que yo sí que fui víctima de la apatía en ambos sentidos. Un beso!

Jordi dijo...

Afortunadamente yo nunca he tenido ese sentimiento hacia una persona , pero bueno , tiempo al tiempo.

coco dijo...

Querida: a la mierda. Pero no solo con sus frases. A la mierda con todo. Hombrepordioscoñoya.

CaminanteDeNoche dijo...

La verdad...para qué sufrir en vano, la vida sigue y mientras soportamos los desprecios perdemos otras oportunidades. ¿Apatía o indiferencia?

Besos

JoseVi dijo...

yo nunca senti apatia por nadie. Si un profundo amor y luego un puñal frio de acero.

Pero era mas inocente, mas debil de corazón y siento ser frio a veces y protegerme tanto. Pero jure que jamas me destrozaran el corazón y no lo me ha hecho daño nadie desde entonces.

Se amar mas que antes solo que perdemos la inocencia :)

Algun dia alguien te sorprendera ¿existe esa gente? No lo se, pero si me llena el corazon que se me acerquen mis perros o el abrazo de un amigo. Para pedir al cielo no te lleves mi vida, me necesitan...
Si tus palabras bastan para dar un empujon a un padre en el paro. Si unas palabras de tu madre te levantan el animo. Si todo eso existe... existe esa persona por la que no sientas apatia, pero tal vez no haya llegado.

Besos y un profundo abrazo

Taitra dijo...

Creo que alguna vez cierta persona tb pensó lo mismo estando conmigo (lo de cambiar la canción nada más subir...la de veces que lo habré hecho!!)

Supongo que la apatía es un estado más de toda relación, la cosa es dejarla atrás. Es un reto, pero luego todo es nuevo y mejor.

Un besito!

Amaterasu dijo...

jordi.... yo sí, no hacia una persona, pero sí en general... a veces.

coco: A la mierda con todo! Y entonces ya la apatía desaparecería para siempre.

caminante: apatía: mezcla entre cansancio e indiferencia.

josevi: casi nadie me deja indiferente. Si te fijas, el relato está escrito en boca de un chico. He tenido más el sentimiento de que sienten apatía hacia mí que de sentirla yo.

taitra: esto lo escribí hace años... y sí, también sentí en ese momento toda la apatía del mundo hacia mí, quizás generada por mi negativa a que se me quitara el pintalabios.... La apatía es difícil de superar. En mi caso, no conseguimos superarla, pero ciertamente luego vinieron cosas nuevas y preciosas... lo peor en una relación no es que las cosas vayan mal, sino la indiferencia hacia eso.

Thiago dijo...

Según yo entiendo la apatía no puede darla otra persona, no es apatía contra nadie, sino con una situación, por eso me impacta más que tu escrito esté hecho desde el punto de vista del "otro". La apatía entonces se me antoja como una lucha, y dos no se "apaten" si uno no quiere, valga el palabro, jajajaja

Bezos, cari

lua dijo...

cuando la apatía llega, lo mejor es ir cada uno por su lado...saludos!